Ediciones 98

Josep Pla

Viaje a pie

Segunda edición revisada

266 páginas, 13,5 x 21 cm

Rústica con solapas, cosido a hilo

ISBN 978-84-121497-7-7

P.V.P. 19,95 euros

www.ediciones98.com 

Lanzamiento el 19 de abril de 2022.

En preventa: AmazonCasa del Libro, El Corte InglésFNAC Todostuslibros 


  «Rescate de una obra olvidada de Josep Pla».

Josep Pla se recluyó en su masía gerundense de Llofriú una vez terminada la Guerra Civil Española. Allí se consagró a escribir sus mejores páginas y al ejercicio del periodismo literario. Compaginó dichas actividades con numerosas excursiones cortas por los pueblos y campos del Ampurdán que, a su vez, nutrieron sus escritos. El reencuentro con las gentes de su tierra natal le permitió recopilar jugosas anécdotas y le suscitó personalísimas reflexiones sobre la vida rural en contraposición a la urbana. En 1949, reunió todo ello en Viaje a pie, amenísimo y divertido fresco de las circunstancias y costumbres ampurdanesas. La expresiva naturaleza de sus páginas transciende dicho ámbito hasta convertirse en un magistral reflejo de la condición humana. Ediciones 98 rescata esta excelente obra.

Josep Pla (1897-1983) es el prosista catalán más importante. Aunque estudió Derecho en la Universidad de Barcelona, nunca ejerció como abogado. Su vocación literaria le condujo, a los veinte años de edad, a trabajar como periodista en diversos periódicos de la ciudad Condal. Su dominio del francés le granjeó pronto la corresponsalía en París del rotativo La Correspondencia de Barcelona. Con ello, inició un periodo, cercano a dos décadas, en el que actuó como corresponsal de diversos medios catalanes en París, Berlín, Roma y Londres, sucesivamente. A principios de los años veinte —del siglo pasado— comenzó a recoger sus escritos en volúmenes en catalán, los cuales gozaron de gran popularidad. En los primeros meses de la Segunda República, regresó a España para convertirse en corresponsal parlamentario de La Voz de Cataluña en el Congreso de los Diputados. Al estallar la Guerra Civil pasó a Francia, donde permaneció hasta el final de la contienda. En abril de 1939 estuvo a punto de ser nombrado director de La Vanguardia, pero al no materializarse el nombramiento se recluyó en su masía de Llofriú. A partir de dicho momento se concentró en el ejercicio del periodismo literario en la revista Destino. Publicó numerosos volúmenes, en castellano primero y posteriormente en catalán. A su muerte nos dejó más de treinta mil páginas agavilladas en su obra completa. Aunque fundamentalmente cultivó el ensayo, muchas de sus obras tienen un marcado carácter autobiográfico y memorialístico. Pla ocupa un lugar destacado en la literatura española por sus magníficos dietarios. Asimismo escribió excelentes libros de viaje y alguna novela.

Prensa

«En el libro se tropieza el lector con un humor socarrón, una ironía que revela a Pla como un observador de vuelta de todo, aunque él se empeñe en estar de ida», Miguel Ayanz, La Razón
Leer más

«En Viaje a pie  se concentra […] una de las mejores prosas de nuestra literatura. Una gozada», Pedro A. López Gayarre, El Digital de Castilla la Mancha
 Leer más

«Rescate de la primera y única edición del libro original escrito en castellano, ahora revisada, […] que se inició, comentó Blázquez, durante las excursiones cortas de Pla por los pueblos del Empordà»,  Albert Tuguets, ACEC
 Leer más

«Pla, como siempre, atiende a la palabra desnuda, sencilla, con una poesía que sale de la economía del lenguaje, del no adjetivar, del evitar las voces impostadas. Su prosa está aquí intacta», Héctor Porto, La Voz de Galicia
 Leer más. 

«No hay itinerarios, sino una vivisección del payés, un escrutinio de sus virtudes y de sus miserias. Y una pregunta retórica, casi un lamento, que consumía al falso payés que fue Pla, ¿por qué son así los payeses?, para la que ensaya respuestas o, cuando menos, vierte el material indiciario para hallarlas», Pedro Vallín, La Vanguardia
Leer más

Presenten a Palafrugell Viaje a pie de Pla, escrit en castellàarlas», Diari de Girona
Leer más

«Viaje a Pie» de Josep Pla, Ediciones 98, en Telenoticies de TV3. 
Leer más.  .  

Viaje a Pie, Ediciones 98, de Josep Pla en Telenoticies de TV3

Vídeos

Viaje a pie, Andrés Amorós, Libertad Digital Televisión

Presentación de  Viaje a pie, Blanquerna, Enric juliana y
Jesús Blázquez,13/12/2013

Presentación de Viaje a pie de Josep Pla en  la Fundación Josep Pla

Presentación de Viaje a pie de Josep Pla en  la Fundación Josep Pla

Presentació de VIAJE A PIE de Josep Pla publicat per Ediciones 98 
Pere Maragall i Mira
 FNAC de “El Triangle” dimecres 4 de desembre 2013

(Al final del artículo aparece la versión castellana del mismo)

L’obra escrita en castellà de Josep Pla és relativament circumstancial, tot i que té un gruix important si hi comptem els articles a Destino, per exemple, i altres obres escrites primer en castellà i després traduïdes al català.

Per altra banda em sembla que es pot afirmar sense gaires dubtes que els temes i les intencions, la personalitat que hi ha al darrera d’aquesta obra en castellà continua sent aquella “genuïna voluntat de ser amb normalitat de la llengua catalana”, per la qual Josep Pla ho va sacrificar pràcticament tot, sotmetent-t’hi el gruix principal de la seva “grafomania.”

I també és veritat que aquesta obra que avui presentem, rescatada de l’oblit, ens remet a una època, la de la postguerra, en què un Pla desencantat retorna als seus orígens empordanesos.

Aquests pagesos que apareixen aquí retratats amb un despietat i alhora riquíssim realisme que no estalvia els defectes i misèries i per això fa més valuoses les seves virtuts, són els pagesos sobtadament enriquits per la fam de les ciutats que va fer pujar els preus dels productes bàsics. Tot el llibre es podria entendre com un exercici de realisme i complexitat que serveixi per tirar per terra els tòpics i simplismes antirurals i antipagesos exacerbats per la fam i l’estraperlo.

Quan escriu aquest llibre Pla no fa gaire – just amb l’acabament de la Guerra– que escrivia aquell article a La Vanguardia (Española) “Retorno sentimental de un catalán a Gerona” del 10 de febrer de 1939, on es reflecteix potser involuntàriament la infinita desolació que plana damunt del territori en aquell moment. Però el desencant real vindrà després i el portarà a recloure’s  definitivament al Mas Pla de Llofriu, després d’unes estades a Fornells i a Cadaqués. Aquest Pla que ja compta amb un bagatge immens de lectures i viatges per tot el món (Europa especialment) es retroba amb el petit món rural de l’Empordà i hi aboca tota la seva capacitat de descripció minuciosa: s’hi barregen l’atracció i la repulsió de les coses íntimes, d’aquell país, paisatge i paisanatge, que ell havia conegut de petit i que se’ns mostra amb una densitat tal, amb una contradictòria complexitat tal, que sembla que es vagin intercanviant virtuts i defectes, defectes que tornen virtuts i virtuts que tornen defectes.

 El resultat és aquest món rural empordanès amb unes ressonàncies tan intenses de detalls significatius  que trascendeix de molt el mer localisme per arribar a ser un apunt viu i contrastat de la condició humana. No és per casualitat que Pla cita, per exemple, Màxim Gorki que ens remet a la quintaessència del pagès que és el mujic rus. (un món rural “universal”).

 Ja ho he dit però hi torno: tot el llibre és un exercici constant per desmuntar els tòpics, ja siguin d’origen intel·lectual o simplement d’origen popular urbà, que carregaven les culpes contra els pagesos, en un moment especialment sensible (fam, estraperlo) però això no ho fa precisament a base d’una idealització ingènua. No sé si és possible que algú defineixi millor l’ambigüitat intrínseca dels pagesos, que no se sap mai si van o tornen,

Però del llibre parlarà molt millor que jo en Valentí Puig que és un planià inveterat.

Deixeu-me comentar, més enllà del llibre en si, la bona notícia que representa la seva publicació a Ediciones 98, una editorial que és fruit de l’entusiasme i el perfeccionisme de Jesús Blázquez. Ens coneixem de fa anys: per l’abril de 2008 l’acompanyava en la presentació del seu llibre de la correspondència entre Bernardo Candamo i Miguel de Unamuno. L’acte era a l’Arxiu Maragall, la casa de Joan Maragall a Sant Gervasi, i no per casualitat. Joan Maragall també havia mantingut una breu correspondència amb Candamo i no cal explicar els seus lligams amb Unamuno. Però la presència de Jesús Blázquez a l’Arxiu Maragall obeïa a una decisió premeditada que tenia a veure amb la seva voluntat d’apropar la literatura castellana a la catalana i viceversa, com vaig tenir ocasió de comprovar després. Ens vam retrobar temps després a l’Ateneo de Madrid on gràcies a ell vaig poder parlar de Joan Maragall i les seves relacions amb Madrid i amb els escriptors castellans. I és que Jesús Blázquez fa una seva professió de fe en la possibilitat efectiva i sempre actual d’una relació de normalitat entre la literatura castellana i la catalana, remuntant-se a aquella època del tombant de segle, la de la Generación del 98, però actualitzant-la sempre que calgui. Ell subscriurà el que li he sentit dir recentment: “Soy partidario del diálogo entre los pueblos de España y entre las letras castellanas y catalanas, como siempre ha sido.” I efectivament en els temps que corren  és un acte de NORMALITAT que un editor de  Madrid editi al millor prosista català de tots els temps, com ell mateix ha dit. Jo afegiria potser, amb un interrogant, és un acte HEROIC de normalitat?

(Afegit al final més improvisadament): Jesús Blázquez com a “franctirador de la normalitat cultural”. Fa pensar en els “homes pont” que hi ha hagut entre literatura castellana i catalana (o cultura). Ho va ser Josep Pijoan, per exemple, tal com el defineix Vicente Cacho Viu en el seu llibre indispensable El nacionalismo catalán como factor de modernización.

I home pont va ser-ho també, sens dubte, el meu pare Jordi Maragall Noble, amb molts amics a Madrid i arreu d’Espanya. Ell va organitzar, per encàrrec de Jordi Pujol, l’última trobada entre intel·lectuals castellans i catalans a Sitges en 1981.

 En tot cas, Jesús Blázquez desprèn pels quatre costats la seva passió autèntica pel llibre i l’edició: aquest llibre que presentem n’és una bona mostra, perfecta i acabada.

Pere Maragall Mira 

Presentación de VIAJE A PIE de Josep Pla publicado por Ediciones 98 
Pere Maragall i Mira
FNAC de «El Triángulo » miércoles 4 de diciembre 2013

La obra escrita en castellano de Josep Pla es relativamente circunstancial, aunque tiene un grosor importante si contamos los artículos en Destino, por ejemplo, y otras obras escritas primero en castellano y luego traducidas al catalán.

 Por otra parte me parece que se puede afirmar sin demasiadas dudas que los temas y las intenciones, la personalidad que hay detrás de esta obra en castellano sigue siendo aquella «genuina voluntad de ser con normalidad de la lengua catalana», porque Josep Pla lo sacrificó prácticamente todo, sometiéndose enel grueso principal de su obra a la » rafomanía. «

Y también es verdad que esta obra que hoy presentamos, rescatada del olvido, nos remite a una época, la de la posguerra, en la que un Pla desencantado retorna a sus orígenes ampurdaneses.

Estos agricultores que aparecen aquí retratados con un despiadado ya la vez riquísimo realismo que no ahorra los defectos y miserias y por eso hace más valiosas sus virtudes, son los agricultores repentinamente enriquecidos por el hambre de las ciudades que hizo subir los precios de los productos básicos. Todo el libro se podría entender como un ejercicio de realismo y complejidad que sirva para echar por tierra los tópicos y simplismos antirurales y antipagesos exacerbados por el hambre y el estraperlo.

Cuando escribe este libro Pla no hace mucho -justo con la finalización de la Guerra- que escribía aquel artículo en La Vanguardia ( Española ) «Retorno sentimental de un catalán a Gerona» del 10 de febrero de 1939 , donde se refleja quizás involuntariamente la infinita desolación que se cierne sobre el territorio en ese momento. Pero el desencanto real vendrá después y lo llevará a recluirse definitivamente en el Mas Pla de Llofriu  después de unas estancias en Fornells y Cadaqués . Este Plan que ya cuenta con un bagaje inmenso de lecturas y viajes por todo el mundo (Europa especialmente) se reencuentra con el pequeño mundo rural del Empordà y vierte toda su capacidad de descripción minuciosa: se mezclan la atracción y la repulsión de las cosas íntimas , de ese país, paisaje y paisanaje, que él había conocido de niño y que nos muestra con una densidad tal , con una contradictoria complejidad tal , que parece que se vayan intercambiando virtudes y defectos, defectos que vuelven virtudes y virtudes que vuelven defectos.

El resultado es este mundo rural ampurdanés con unas resonancias tan intensas de detalles significativos que trasciende con mucho el mero localismo para llegar a ser un apunte vivo y contrastado de la condición humana . No es por casualidad que Pla cita, por ejemplo, Máximo Gorki que nos remite a la quintaesencia del agricultor que es el Mujica ruso. (un mundo rural » universal»).

 Ya lo he dicho pero vuelvo  a hacerlo: todo el libro es un ejercicio constante para desmontar los tópicos, ya sean de origen intelectual o simplemente de origen popular urbano , que cargaban las culpas contra los agricultores, en un momento especialmente sensible (hambre, estraperlo) pero eso no lo hace precisamente a base de una idealización ingenua. No sé si es posible que alguien defina mejor la ambigüedad intrínseca de los agricultores, que no se sabe si van o vuelven.

 Pero del libro hablará mucho mejor que yo en Valentí Puig que es un planiano inveterado.

Dejadme comentar, más allá del libro en sí, la buena noticia que representa su publicación en Ediciones 98, una editorial que es fruto del entusiasmo y el perfeccionismo de Jesús Blázquez. Nos conocemos desde hace años: en abril de 2008 la acompañaba en la presentación de su libro de la correspondencia entre Bernardo Candamo y Unamuno. El acto era en el Archivo Maragall , la casa de Joan Maragall en Sant Gervasi, y no por casualidad. Joan Maragall también había mantenido una breve correspondencia con Candamo y no hace falta explicar sus vínculos con Unamuno  Pero la presencia de Jesús Blázquez en el Archivo Maragall obedecía a una decisión premeditada que tenía que ver con su voluntad de acercar la literatura castellana a la catalana y viceversa, como tuve ocasión de comprobar después. Nos reencontramos tiempo después en el Ateneo de Madrid donde gracias a él pude hablar de Joan Maragall y sus relaciones con Madrid y con los escritores castellanos. Y es que Jesús Blázquez hace una profesión de fe en la posibilidad efectiva y siempre actual de una relación de normalidad entre la literatura castellana y la catalana, remontándose a la época del cambio de siglo , la de la Generación del 98, pero actualizándola siempre que sea necesario. Él suscribirá lo que le he oído decir recientemente: «Soy partidario del diálogo entre los pueblos de España y entre las letras castellanas y catalanas , como siempre ha sido.» Y efectivamente en los tiempos que corren es un acto de NORMALIDAD que un editor de Madrid edite el mejor prosista catalán de todos los tiempos, como él mismo ha dicho. Yo añadiría quizás, con un interrogante, ¿es un acto heroico de normalidad?

(Añadido al final más improvisadamente): Jesús Blázquez como » francotirador de la normalidad cultural» . Hace pensar en los » hombres puente» que ha habido entre literatura castellana y catalana ( o cultura ) . Lo fue Josep Pijoan , por ejemplo, tal como se define Vicente Cacho Viu en su libro indispensable El nacionalismo catalán como factor de modernización.

Y hombre puente serlo también, sin duda , mi padre Jordi Maragall Noble, con muchos amigos en Madrid y en toda España. Él organizó, por encargo de Jordi Pujol, el último encuentro entre intelectuales castellanos y catalanes en Sitges en 1981.

En todo caso, Jesús Blázquez desprende por los cuatro costados su pasión auténtica por el libro y la edición: este libro que presentamos es una buena muestra, perfecta y acabada .

Pere Maragall Mira